IMPACTO DEL ENSO EN LA ARGENTINA
Impacto de EL NIÑO Y LA NIÑA sobre la precipitación estacional
EL NIÑO
LA NIÑA
Enero-Febrero
Febrero-Marzo
Marzo-Abril
Abril-Mayo
Mayo-Junio
Junio-Julio
Julio-Agosto
Agosto-Septiembre
Septiembre-Octubre
Octubre-Noviembre
Noviembre-Diciembre
Diciembre-Enero
INTRODUCCIÓN

El fenómeno denominado “El Niño” consiste en un calentamiento anómalo de las aguas superficiales del Océano Pacífico Ecuatorial Central y Oriental, es decir, temperaturas de la superficie del mar superiores a las normales para la época. El fenómeno complementario, denominado "La Niña" o "El Viejo", consiste en un enfriamiento anormal de las mismas aguas.

El fenómeno ENOS (El Niño – Oscilación del Sur) surge de la interacción de factores oceánicos y atmosféricos y, a su vez, al instalarse produce alteraciones en los patrones normales de las variables oceánicas y atmosféricas.

Los grandes institutos internacionales de predicción climática poseen actualmente modelos acoplados de simulación del comportamiento del mar y la atmósfera, que permiten predecir la evolución del sistema.

Los modelos numéricos pronostican condiciones de temperatura del mar, pero no pronostican lluvias o temperaturas. Para poder hacer una conexión entre estas variables, lo cual es trascendente para poder determinar una tendencia climática, es necesario conocer los impactos regionales que El Niño o La Niña suelen tener.

En función a la revisión bibliográfica realizada y al objetivo del trabajo se utilizó el indicador MEI (Multivariate Enso Index), calculado en el Climate Diagnostics Center (NOAA) como determinante del estado del ENOS y se procedió a la búsqueda de señales del mismo sobre la precipitación y los rendimientos en la zona de estudio en función de este índice.

IMPACTO DEL ENOS SOBRE LAS PRECIPITACIONES

Los efectos del ENOS (El Niño – Oscilación del Sur) sobre la precipitación son más marcados en algunos meses y no se observan en otros. También existen zonas de la Argentina donde la señal ENOS se vuelve más importante, mientras que otras no presentan relación estadística entre su precipitación y los fenómenos El Niño o La Niña.

Como primer paso en la búsqueda de indicadores estacionales se procedió a determinar series de precipitación acumulada (periodo 1970 – 2010) para todos los bimestres, en las localidades para las cuales se disponía de la información necesaria en las provincias de la región pampeana, NEA y NOA.


Con respecto a la variable precipitación, se analizó a escala estacional (primavera, verano, otoño e invierno) la probabilidad de ocurrencia de lluvias escasas, normales y abundantes durante eventos El Niño y La Niña. Asimismo, se evaluó la probabilidad de eventos extremos de precipitación, es decir, lluvias muy escasas y muy abundantes, que corresponden a una frecuencia de ocurrencia de una vez cada 10 años.