ESTADO Y PRONÓSTICO DE "EL NIÑO" Y "LA NIÑA"

EN PRESENCIA DE UN NIÑO DÉBIL

 

El océano Pacífico ecuatorial registró temperaturas superiores a lo normal (figura 1). En la zona central las anomalías superaron apenas 1°C la media, mientras que hacia el este las anomalías superaron los 3°C. La anomalía de temperatura en la región “El Niño 3.4” a mediados de agosto de 2015 ya había alcanzado valores de +2°C. La conexión entre la atmósfera y el océano sigue vigente, con los vientos alisios en el centro y oeste del Pacífico Ecuatorial debilitados y los vientos en altura se mantiene con anomalías del este. La convección sobre el Pacífico este y central también muestra mayor actividad entre el Océano Pacífico Ecuatorial central y Sudamérica. Todos estos indicios apuntan a que el evento de “El Niño” está instalado e inclusive se está fortaleciendo. Ha pasado de ser un evento moderado y se encamina a ser fuerte.

 


Figura 1

 Apartamientos de la temperatura media de la superficie del mar

Fuente: Earth System Research Laboratory (www.esrl.noaa.gov)

 

Los pronósticos apuntan a que este fenómeno de “El Niño” seguirá en el próximo trimestre y seguramente durante el verano (Figura 2). Las probabilidades de que siga durante el verano llegan al 99%. Resta esperar si seguirá escalando en intensidad o si mantendrá las características de un Niño moderado.

 

Figura 2

Pronóstico probabilístico del fenómeno del ENSO. 

 Fuente: IRI/CPC (http://iri.columbia.edu/our-expertise/climate/enso/)